jueves, 1 de agosto de 2013

EL ARTE EN LOS HOTELES Y RESTAURANTES, UNA TENDENCIA QUE CRECE

Cada vez más establecimientos de todo el mundo seducen a los huéspedes con temáticas e intervenciones artísticas.


En el Alvear Art Hotel hay pinturas, fotografías y esculturas en los espacios públicos.
Los amantes del arte ya tienen donde alojarse cuando viajan por el mundo. Habitaciones que simulan ser galerías de arte –cubos blancos cuadrados–, con sus paredes intervenidas en pinturas y diseños coloridos y de estilo; suites que llevan los nombres de maestros de las artes plásticas; o la ubicación en un área estratégica de la ciudad cercana a galerías de arte, museos y pinacotecas son algunas de las características que hacen de los “hoteles de arte” (“art hotel”) una tendencia que crece en el mundo a pasos agigantados.
De Buenos Aires a Bariloche
Justamente, en el hotel Fox se inspiró la artista argentina Yanina Szalkowicz a la hora de inaugurar el hotel Bonito Buenos Aires, en el corazón de Monserrat, habitaciones boutique con sus paredes coloreadas por media docena de artistas, motivos que conviven en armonía con el mobiliario, de diferentes estilos y épocas, creando un ambiente singular. “El proyecto artístico consiste en funcionar como un espacio de exhibición en paralelo a los circuitos tradicionales. Vivir con arte interfiere en los estados de ánimo, abre la mirada a diferentes experiencias, provoca sensaciones poco habituales, generando espacios de búsqueda y de expresión”, aseguró Yanina Szalkowicz. Cada tres meses aproximadamente, se realiza un evento en el hotel (www.bonitobuenosaires.com), en el que presentan una habitación que cambia de artista.
En Bariloche, con una vista soñada y a 40 metros del lago Nahuel Huapi se encuentra El Casco Art Hotel (www.hotelelcasco.com), un complejo de 33 habitaciones decoradas con obras de grandes artistas que dan nombre a las mismas. El huésped puede alojarse en la suite Fader, la Bertani, la Quirós o la que lleva el nombre de Soldi. Esta última es la más grande de todas, con unos 110 metros cuadrados y terraza que balconea al lago. En su paseo, el huésped podrá observar –y también adquirir– alguna de las 500 obras que componen la colección de pinturas y esculturas de arte argentino y que se encuentran en los espacios públicos del hotel. Como paseo cultural, otra opción es visitar el atelier de Juan Lascano, a 15 minutos del lugar, pintor realista nacido en La Plata en 1947, autor de naturalezas muertas, bodegones, desnudos y paisajes, y reconocido retratista.
El Alvear Art Hotel (www.alvearart.com), flamante sede del tradicional hotel de lujo en Suipacha 1036, posee 139 habitaciones distribuidas en 17 pisos pensadas para disfrutar del arte argentino en sus diversas expresiones. La colección de obras de los propietarios del hotel está presente en todas las áreas públicas del mismo. Los visitantes no deben perderse la exhibición de dos obras del siempre vigente Antonio Berni: “El joven con gomera” y “El puente”. Además, se exhiben las pinturas alegres y vivaces de Vicente Forte –coloridas frutas, jarrones, composiciones–, o los paisajes intimistas de Marcos Tiglio, quien integra el patrimonio del Museo de Bellas Artes de Buenos Aires y del Museo Sívori. Una particular mirada de Buenos Aires se ofrece a través de las fotografías blanco y negro capturadas por la cámara de Facundo de Zuviría. Dos vistas urbanas fueron elegidas para recibir a los visitantes en los ascensores. La escultura contemporánea se disfruta en el último piso, en el área de la piscina, de la mano de Flora Sutton con figuras tridimensionales basadas en tejidos e hilados.
Alta gama
La tendencia salpica su originalidad en distintas latitudes, como en Perú con Hotel B, el primer art boutique hotel de lujo en Lima, una bella mansión de época de 17 habitaciones, originalmente construido en 1914 y recientemente remodelado, aunque conserva su estructura original. La propiedad está en Barranco, rodeado de residencias diplomáticas, galerías de arte y a dos cuadras de la costa del Pacífico. El hotel (www.hotelb.pe) tiene acceso privado a una de las galerías más importantes de la ciudad, Lucía de la Puente, un inmenso espacio de 700 metros cuadrados en los que se organizan exposiciones de artistas peruanos consagrados y emergentes de la escena contemporánea.
En José Ignacio, Uruguay está Playa Vik (www.playavik.com), resort paradisíaco diseñado por el arquitecto uruguayo Carlos Ott, famoso por construir el edificio de la Opera de París. Es un edificio-escultura con obras de artistas locales e internacionales como el norteamericano James Turrell, la iraquí Zaha Hadid, el alemán Anselm Kiefer o la rosarina Nicola Costantino, entre otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario